Cómo alucinar con pelotas de ping-pong

Se trata de un sencillo experimento con pelotas de ping-pong que puede ser divertido.

Corta una pelota de ping-pong por la mitad y cúbrete los ojos con cada mitad. Pégatelas con celo para que no se muevan. Enciende una luz roja y ponte auriculares con ruido blanco, y prepárate para entrar en un mundo muy subreal.

Siéntate y relájate pero no cierres los ojos.

El experimento está basado en el libro Unthinkable: An extraordinary journey through the world’s strangest brains, por Helen Thomson.

Entonces, ¿Qué está pasando?

Cada segundo del día nuestro cerebro está bombardeado con información sensorial. Pero no puede procesar todo lo que está pasando, por lo que hace predicciones lo más certeras posible de lo que está pasando.

El cerebro procesa los detalles más generales, como las líneas, los colores y los tonos básicos, y combina esta información con memorias para predecir lo que podemos estar experimentando.

Pero sin ninguna información sensorial clara, estas predicciones dejan de basarse en información real y empieza a alucinar. Esto se conoce como el efecto Ganzfeld.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here