El nuevo Twin Peaks es aún mejor de lo que nadie pensaba

0

Imagen del bosque de los créditos de inicio de Twin Peaks en 2017

Si eres nuevo en el mundo de Twin Peaks, o más concretamente en el mundo de David Lynch, es posible que hayas pensado que el regreso de esta serie no es para ti. También cabe la posibilidad de que hayas encontrado algo bueno.

A la hora de hablar del clásico de TV de inicio de los 90, que tuvo a medio planeta pendiente de quién había matado a Laura Palmer, se puede hacer de varias formas. Una como crítico, otra como fan de la serie, y por último, como fan de Lynch.

Yo lo voy a hacer como fan de Lynch. Lynch es mi director favorito desde Mulholland Drive, y llevaba unos 10 años esperando a ver algo dirigido por él. Y las dos horas del piloto hace unas semanas, han sido las mejores dos horas de los últimos 10 años.

Este árbol sin hojas con un trozo de carne en la punta que habla representa el brazo del hombre amputado, y sustituye al enano que no aparece en la serie por problemas extra-laborales

Si has estado esperando como yo ya sabes de lo que estoy hablando, ¿no?, es difícil concretar lo que esperaba del retorno de Lynch, pero lo que vi superó por completo cualquier expectativa que pudiera haber tenido. Es como si en estos 10 últimos años David se hubiera dedicado a mejorar y amplificar lo que hace que él sea él.

En más de una ocasión ha comentado que de vez en cuando es bueno mirar tus trabajos anteriores porque pueden provocar nuevas ideas o matices. Este nuevo Twin Peaks es una especie de recopilación de todo el trabajo anterior del director, mejorado, amplificado y, muy importante, modernizado. Las dos primeras horas de esta tercera temporada recuerdan mucho sobre todo a Mulholland Drive y Eraserhead, algo muy bueno. Y también a su última película, Inland Empire, que aunque parezca que está hecha con una videocámara a mano, es una obra espectacular.

La Laura Palmer joven que da inicio a la nueva temporada

Este Twin Peaks es más oscuro, más atrevido y artístico, más confuso y más de todo lo que es su director, que nada de lo que haya hecho antes. No es un simple trabajo más, no es otro aspecto de su serie anterior, es más bien una culminación de de su obra en esteroides hasta este punto.

Son 18 horas de David Lynch dirigiendo, o como él mismo ha comentado, se trata de una película de 18 horas. Visto ya los cinco primeros capítulos, no puede ignorarse que poco importan los datos de audiencia o las críticas que puedan venir. La serie ya está hecha, hecha exactamente como Lynch ha querido, sin presiones de la cadena, de la audiencia, o de los críticos. Eso es lo que importa.

La Laura Palmer actual le cuenta un secreto al oído al agente Cooper y luego le besa, o al revés

Solo queda dejarnos llevar a donde quiera David Lynch. Un verano con Twin Peaks, no parece un mal verano.