¿Qué es mejor: ser introvertido o ser extrovertido? La ciencia lo explica

0

El vídeo titulado introvertidos vs extrovertidos explica desde un punto de vista científico y evolutivo las ventajas e inconvenientes de una forma de ser sobre la otra.

Como hemos visto otras veces (mitos sobre los introvertidos y Por qué el mundo necesita introvertidos) la diferencia entre un rasgo y otro reside en el cerebro. Los extrovertidos tienen el cortex prefrontal menos desarrollada que los introvertidos, por lo que necesitan mucha más interacción social y acción en general para sentir satisfacción (dopamina).

Esto significa que los introvertidos podrían esconderse ante la presencia de depredadores, mientras que los extrovertidos irían por ahí buscando aventuras, lo que les daría una ventaja cuando la comida escaseaba.

Por otra parte, los introvertidos suelen dar mejores discursos ya que saben de antemano lo que van a hacer y son menos impulsivos que los extrovertidos. De la misma forma, las reuniones para decidir que hacer pueden ser un obstáculo a la hora de ser creativo o llegar a una conclusión acertada, ya que tendemos de forma natural a estar de acuerdo con las opiniones de otros.

Ambivertido: la tercera opción

Pero es posible que no seas ni introvertido ni extrovertido, sino que estés justo en el medio: entonces eres ambivertido. Esto significa que tienes rasgos de ambas partes, lo que desde un punto de vista práctico te da ventajas sobre el resto. Varios estudios han demostrado que los ambivertidos ganan más dinero que ambos extremos, que ganan cantidades similares.

Eres ambivertido si, por ejemplo, eres perfectamente capaz de socializar, ser el centro de atención, de tener conversaciones superficiales, etc. pero a menudo te aburren y prefieres acortar este tipo de interacciones.