Tu reacción ante los Likes de Facebook está relacionado con tu autoestima

0

carteles like facebook
Hay cerca de 4500 millones de “likes” diarios en Facebook, con la mitad de usuarios dándole a un like en al menos un artículo o foto. Recibir likes, como sabéis, nos hace sentir bien, mientras que ser ignorado por tus amigos o familia nos hace sentir mal.

Un estudio afirma que aquellos que tienen un sentido de propósito son menos propensos a verse afectados por la popularidad de tu Facebook.

Hemos encontrado que quienes tienen un sentido de propósito se toman el feedback con más rigidez y persistencia. Con un sentido del propósito no son tan maleables al número de likes que reciben. La gente con un propósito toma nota de las respuestas positivas, pero no depende de ellas para sentirse bien consigo mismas.

Tener un sentido de propósito significa tener un objetivo con motivación interna, estar de acuerdo con las frases “para mí, todas las cosas que hago tienen valor” y “tengo un montón de razones para vivir”.

Por otra parte, si estás mirando tu teléfono cada poco para comprobar cuantos likes tiene la foto de tus últimas vacaciones, te expones a emociones negativas:

En los días que recibes poco likes, te sientes peor. Tu autoestima depende de lo que digan o piensen otras personas. Con el tiempo eso no es saludable. Debes mostrar aquí tu rigidez: “se quién soy y me siento bien sobre eso”.

Según los investigadores, la gente con un propósito ve sus objetivos en el futuro, y no se alegra o entristece por la recompensa inmediata de los likes.

Es más, cuanto más a largo plazo sea tu objetivo, menos variaciones sufrirá tu autoestima con recompensas inmediatas como el número de likes en tu última foto.

Además, hacer caso de una recompensa inmediata puede apartarte de objetivos más importantes:

Por ejemplo, si estoy estudiando para un examen y saco buena nota en un test de prueba, puedo pensar que no necesito estudiar más, lo que bajará mi nota en el examen. Tener un objetivo claro es esencial para tener éxito académico y en el trabajo.

Puedes leer el estudio completo en JESP.