Cómo tener grandes ideas según David Lynch

0

David Lynch es muy claro sobre este tema. Tú no creas las ideas, las capturas. Entonces, ¿de dónde vienen las grandes ideas? Según Lynch:

Las ideas son como peces. Tú no creas los peces, los pescas

Otra de sus ideas que merece la pena destacar:

Muchos artistas creen que el sufrimiento es necesario. Pero en realidad, cualquier tipo de sufrimiento obstaculiza el flujo de la creatividad

Y a continuación la transcripción del vídeo sobre cómo tener grandes ideas (vídeo animado para acompañar a las ideas de David Lynch):

Todo lo que hacemos empieza con una idea. No sabemos lo que hacer a menos que tengamos una idea. Entonces, las ideas son como peces, y tú no haces los peces, los pescas. Tú deseando una idea es como poner cebo en un anzuelo y meterlo en el agua.

Puedes pescar ideas al soñar despierto, o puedes coger ideas de lugares. Si crees que un lugar puede darte ideas, tienes que salir de casa y hacer un viaje.

Puedes ir por la calle y ver un reflejo del agua al lado de una alcantarilla, y ¡boom! se te ocurre una idea. Quién sabe como sucede.

Yo siempre digo, hay un hombre en otra habitación, con toda la película completa junta. Pero me da pequeños trozos que al principio son abstractos y no tengo ni idea de qué película es, pero después me llegan más trozos, que son más ideas, y todas ellas empiezan a formar algo. Y un día ahí está.

De alguna forma no hay ideas originales, son las ideas que pescas. La cosa es ser fiel a la idea.

Muchos artistas creen que el sufrimiento es necesario, pero en realidad, cualquier tipo de sufrimiento obstaculiza el flujo de la creatividad.

Digamos que Van Gogh cogía diarrea cada vez que salía fuera a pintar. No sería bueno para el salir fuera. Tendrías que estar realmente loco.

La felicidad a la hora de hacer algo es tan importante, que como digo, es nuestra vida pasando, y esta creatividad fluyendo, las ideas son más fáciles de coger, y las ideas que te sacan de un trabajo aburrido y te llevan a sitios son cosas fantásticas.

Trillones y zillones de ideas, y están todas ahí, flotando, listas para ser cogidas.