¿Por qué nos ponemos nerviosos? Y cómo evitarlo

0

Vídeo

Tanto si estamos esperando a hacer un examen, realizar una presentación o empezar una competición deportiva, todos experimentamos nervios, todos nos ponemos nerviosos. ¿Por qué sucede esto?

En situaciones estresantes, nuestro cerebro envía una señal desde la glándula pituitaria a nuestros riñones para que nuestras glándulas adrenales para que empiecen a producir adrenalina. Esto hace que se nos acelere el pulso, se dilaten las pupilas y aumente el flujo de sangre a los músculos para provocar la reacción de lucha o huida, algo que tenemos de nuestra historia evolutiva y que nos ayuda a sobrevivir.

Esta respuesta del cuerpo tiene grados de intensidad en función de cómo percibamos el peligro o la importancia de acontecimiento.

importancia-reacciones

De mayor a menor: Primera cita, entrevista, final olímpica, ataque de tiburón.

¿Sientes las mariposas en el estómago? Esto sucede porque la adrenalina ayuda al cuerpo a redirigir toda la sangre y energía disponible a los músculos y el corazón para una rápida reacción, dejando el proceso digestivo, menos importante en momentos de estrés, para más adelante.

¿Cómo controlar los nervios?

¿Qué hacen, por ejemplo, los atletas profesionales para calmar los nervios y rendir a su máximo nivel en las competiciones más importantes?

  • Imaginarse practicando la tarea – El deportista, mediante la imaginería mental, simplemente se imagina practicando la técnica de su deporte antes de competir o de entrenar. Esto estimula las neuronas encargadas de controlar esta tarea específica, lo que mejora el rendimiento del deportista.
  • Motivarse imaginando la recompensa – El deportista simplemente se motiva pensando lo que conseguiría si gana, una copa, superar al adversario, cuál sería su recompensa.
  • Motivational general mastery – Se motivan pensando sobre sí mismos como seguros, preparados, con confianza y solo pensamientos positivos antes de la competición

Aplicando estas técnicas el deportista – o cualquier persona – logra superar los nervios y ganar en confianza para rendir al máximo en competición o en cualquier otra tarea estresante.

Según parece además, lo que diferencia a los atletas con éxito a los que no lo tienen es la confianza.

En resumen: cuando tengas nervios, simplemente imagínate como alguien seguro y con confianza.