“OK” es una de las palabras más utilizadas y reconocidas en el mundo. Cada día, cualquiera puede decirla docenas de veces, y no solo los que hablan inglés. Pero siendo una palabra tan pequeña, y aparentemente con tan poco significado, ¿cómo conquistó “OK” el mundo?

“OK” es también una de las expresiones más extrañas que se ha inventado. Pero esta rareza puede explicar en gran medida de su popularidad. Es de aspecto extraño. Es una palabra que se ve y suena como una abreviatura, un acrónimo.

Normalmente una palabra tan extraña, tan característica sobre las demás, no se permitiría en un idioma, para empezar. Como regla general, un lenguaje permite palabras nuevas cuando se asemejan a las familiares. Si se dan con frecuencia usos inteligentes para reirse y entretenerse, pero casi nunca se adoptan por los usuarios de la lengua.

Así fue en Boston, Massachusetts, EE.UU., a finales de los años 1830, cuando los editores de los periódicos disfrutaban inventando abreviaturas de fantasía, como “WOOOFC” para “uno de nuestros primeros ciudadanos” y OW para “bien”.

Huelga decir que ninguno de estos encontraron un lugar permanente en la lengua. Pero proveyeron el contexto ideal que permitió la creación de OK.

El 23 de marzo de 1839, “OK” se presentó al mundo en la segunda página del Boston Morning Post, en medio de un párrafo largo, Como “ok, (todo correcto)”.
OK Corral firmado como OK puede tener su origen en una falta de ortografía cómica.

¿Cómo esta débil broma sobrevivió a todos, en lugar de desaparecer al igual que sus homólogas? se trata de una coincidencia afortunada que incluye la participación de las elecciones presidenciales estadounidenses de 1840.

Uno de los candidatos fue apodado Old Kinderhook, y se contaba la historia falsa de que un presidente americano anterior no podía deletrear correctamente y por lo tanto firmaba los documentos con un “OK”, pensando que era la abreviatura de “todo correcto”.

Una década después, la gente comenzó realmente a firmar los documentos con un OK en el telégrafo para indicar que todo estaba bien. Así que OK había encontrado su nicho, ya que es fácil de decir y escribir y también lo suficientemente distintivo para ser claros.

Pero la palabra se consideraba vulgar y por lo general los escritores estadounidenses de ficción evitaban escribir OK del todo, incluso aquellos que, como Mark Twain, utilizaban argot libremente.

Pero en el siglo 20, OK pasó de un uso marginal en el mundo de los negocios, para poco a poco ir convirtiéndose en un elemento básico de la conversación de casi todos, ya no ser miraba como analfabetos o argot.

Visto en BBC.