¿Te resulta familiar?

Te levantas del ordenador, abres la nevera o la despensa – que está como en la imagen – y dices: «no hay nada para comer».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *