Lost: el peor final de la historia de la tv

Busquemos alguna serie cancelada a mitad de temporada, sin final, ¿alguna? bueno, pues ese final es mucho mejor que el que hemos visto de Lost. No me entendáis mal, no ha sido una tomadura de pelo, ya que a los seguidores “fanboys” les ha gustado, y solo los más “fanboys” son capaces de engancharse emocionalmente a una serie tan mala, en general, como Lost.

Quienes simplemente se interesaban por el argumento, por la forma de escribir de los guionístas, por cómo iban a resolver las tramas, entre los que me incluyo, más o menos sabíamos ya que existían pocas opciones de un final satisfactorio. Y al final se ha cumplido, el peor final posible: el puramente religioso (y ya me lo temía aquí).

Por resolver no resuelve ninguna duda, se han dedicado al sentimentalismo a modo de despedida y a decir que lo que sucede en la isla es real y que el resto es una experiencia religiosa. Ya está. Como el libro del 67. Un poco jetas incluso.

Habrá a quienes incluso les habrá parecido satisfactorio el final más allá de fanboynadas. No a mí. Pero si por alguna extraña razón alguien se ha tomado en serio esta serie, que por otra parte ha merecido la pena, que no quepa ninguna duda, debería estar rebosante de ira, a punto de llamar a Kicks-Ass para patear juntos algunos culos.