Mentiras que te decí­a tu madre

2
  • La mentira: Los lemings cometen suicidio en masa.

    La verdad: Los lemings son estúpidos, no depresivos. El mito del suicidio del leming (un roedor pequeño) es antiguo – por lo menos desde Freud, que en “Civilization and Its Discontents” (1929) examinó el instinto de muerte humano en el contexto del suicidio de los lemings. Pero los lemings suicidas no se incorporaron al léxico popular hasta que Disney hizo el documental “White Wilderness” en 1958. Disney llevó docenas de lemings a Alberta, Canadá (hábitat distinto no natural), cerca de un acantilado, y filmaron a las pobres criaturas cayéndose por el precipicio. De hecho, los lemings no son suicidas. Son un poco tontos. Cuando no tienen espacio suficiente para vivir, buscan nuevos espacios y a veces se caen por los acantilados.

  • La mentira: Cuando los elefantes se preparan para morir, acuden a los cementerios de elefantes.

    La verdad: Cuando los elefantes están listos para morir, simplemete lo hacen, como el resto de nosotros.

  • La mentira: El arroz que se lanza en las bodas hace a los pájaros estallar.

    La verdad: El arroz que se lanza en las bodas provee a los pájaros de algo nuevo y delicioso y totalmente apto a comer. De hecho, hay muchas especies de pájaros en Asia que sobreviven sobre todo al arroz crudo, que encuentran en los campos. El mito comienza en una columna en 1988 de Ana Landers en la cual ella desalentó a sus lectores de realizar esta práctica. La federación del arroz de E.E.U.U. desmintió inmediatamente la historia de Landers, pero, asombrosamente, Ana Landers tení­a un número total de lectores más amplio que la federación del arroz de los E.E.U.U.

  • La mentira: El chicle permanece en tu sistema digestivo por siete años.

    La verdad: El chicle, como todo lo demás, permanece en tu sistema digestivo por un promedio de 20 horas. Otras cosas que la gente come (las uñas, lechuga, golosinas), y el chicle consiguen pasar a través del aparato gastrointestinal como alimento poco digerible.

  • La mentira: Si no esperas una hora después de comer para meterte en la piscina, sufrirás un calambre y morirás.

    La verdad: No ha habido muertes por entrar en una piscina después de comer.

  • La mentira: Walt Disney está congelado.

    La verdad: Walt Disney fue lo contrario a congelado. Su cuerpo fue incinerado dos dí­as después de su muerte en 1966.

  • La mentira: Los Harlem Globetrotters originales son de Harlem.

    La verdad: Ninguno era de Nueva York. Casi todos los Globetrotters originales eran de Chicago, en donde fundaron el equipo en 1926. Fueron a “Nueva York” para parecer más cosmopolitas. Llegaron a “Harlem” en 1930.

  • La mentira: Adán y Eva condenaron a la humanidad por comer una manzana.

    La verdad: Comieron una fruta indeterminada. La frase exacta es: “… la fruta del árbol que está en el medio del jardí­n” (génesis 3:3).

  • La mentira: Mussolini hizo que los trenes fueran puntuales.

    La verdad: Al intentar explicar porqué a veces las masas apoyan regí­menes malvados, a menudo te dices; “bien, Mussolini ha hecho que los trenes sean puntuales.” Ejemplo pobre. Si estás tomando una posición indefendible, bien, Hamas proporciona escuelas y asistencia médica a los palestinos. Bien, Tamil Tigers de Sri Lanka, quien alistó a niños y les condujo a la muerte en bombardeos, donó ayuda a los habitantes de Sri Lankans como consecuencia del tsunami del 2004. Pero Mussolini nunca hizo que los trenes fueroan puntuales. Durante Primera Guerra Mundial, el sistema de ví­as italiano llegó a ser lamentablemente malo, y es verdad que cuando Mussolini tomara el poder en 1922, los trenes eran más puntuales – pero sobre todo debido al trabajo de construcción hecho años antes de que él tomara el poder.

  • La mentira: La gran muralla China es el único objeto artificial visible de espacio.

    La verdad: Miles de objetos artificiales son visibles desde el espacio. Además, la gran muralla China no está entre ellos. “Aunque podemos ver cosas tan pequeñas como pistas de aeropuerto, la gran muralla parece estar hecha en gran parte con los materiales que tienen el mismo color que el suelo circundante.”

  • La mentira: Van Gogh se cortó su oreja izquierda para enviársela a una prostituta.

    La verdad: Él se cortó solamente la mitad inferior de su oreja izquierda – parecido al trozo que Tyson arrancó a Holyfield. Y no se la envió a una prostituta. Alguien llamada Rachel lo dijo, pero él nunca envió nada. Dada su precariedad financiera (a lo largo de su vida solo vedió un cuadro), Vincent probablemente no hubiera podido pagar el franqueo.

  • La mentira: El pelo crece más fuerte y oscuro si te lo afeitas.

    La verdad: Tristemente, no es así­ – aunque los hombres calvos desearí­an que fuera así­. El pelo corto puede parecer más fuerte y oscuro, pero es una ilusión. Tampoco sigue creciendo cuando mueres. Ni 100 cepilladas antes de acostarte mejorarán la salud de tu pelo. Ni ningún producto puede reparar tu pelo dañado.

  • La mentira: Utilizas solamente el 10 por ciento de tu cerebro.

    La verdad: Tú, querido y brillante lector de Refugio Antiaéreo, utilizas todo tu cerebro. Todo el mundo lo hace. Las exploraciones del PET y MRI del cerebro demuestran que no utilizas todo tu cerebro todo el tiempo, pero si de vez en cuando.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here