Malas traducciones de tí­tulos de pelí­culas

1

El tema de la traducción siempre es complicado, pero a veces se ven cosas increibles. Como escribe pumares en su blog, Los hay que son listos:

Los más listos del mundo son los distribuidores cinematográficos de nuestro paí­s. Los hay que se salen de listos. Me refiero a los que ponen los tí­tulos españoles a las pelí­culas extranjeras. Son listos porque lo son más que el guionista, el productor, el presidente de la empresa, el director, etc. El sabe más¡¡¡y cambia el tí­tulo en vez de traducirlo!!!

Algunos ejemplos:

  • “TRES MONEDAS EN LA FUENTE” se llamó CREEMOS EN EL AMOR, y eso que se pasaban la pelí­cula tirando monedas en la romana Fuente de Trevi
  • “MILLER`S CROSSING” (nombre de un lugar), aquí­ MUERTE ENTRE LAS FLORES, mas poético, y sólo habí­a hierba y árboles, por cierto
  • “BUTCH CASSIDY AND SUNDANCE KID”, nombres de dos personas, DOS HOMBRES Y UN DESTINO
  • WELCOME TO THE JUNGLE por Tesoro del Amazonas
  • Carlito’s Way por Atrapado Por Su Pasado

  • Y más malas traducciónes aquí­.

    Esto me recuerda también a los “escritores de prólogos”. ¿Cuantas veces has leí­do el prólogo de un buen libro y parece que el prologuista le esté dando una lección al autor? aunque este tema merecerí­a un post aparte.

    1 Comentario

    1. Estoy de acuerdo con que las malas traducciones cambian y deforman la esencia del significado en muchos aspectos, pero una buena traducción no es aquella que se hace literalmente. En el caso de los títulos de las películas hay que tener en cuenta y entender que el propósito principal es atraer al público y enmarcarlo dentro del contexto del público al que se quiere llegar. Cada idioma tiene sus propias expresiones con connotaciones culturales únicas y por consiguiente es muy válido que en lugar de traducir el título de una película este sea remplazado por otro que tenga aceptación dentro del mercado social y cultural al que se quiere llegar.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here