Cambiar de dominio sin perder tu ranking de Google

Cambiar de dominio sin perder tu posición en Google

Sea cual sea el motivo por el que tu web necesite un nuevo dominio, hay una buena forma de hacerlo sin perder el esfurerzo realizado para posicionar un dominio.

Desafortunadamente, Google no reconoce que simplemente has cambiado el dominio de una URL existente de una web, y acaba enviándote a la cola en los buscadores. No parece que sea una buena idea perder todo tu esfuerzo y todo el tráfico de tu web, teniendo en cuenta que el cambio de dominio es necesario. ¿Qué puedes hacer?

La redirección permanente no es siempre la mejor solución

La sabidurí­a popular te dirá que la mejor solución es redireccionar el viejo dominio al nuevo medieante la respuesta 301 “permanently moved”. Esto da a entender que el viejo dominio no va a usarse más y que el nuevo es el correcto, por lo que ya pueden empezar a indexar las páginas con el nuevo dominio.

Pero si sigues esta recomendación, comprobarás que tus nuevas páginas no asumen las mismas posiciones que las antiguas en Google… permanecerán fuera de jugo. Aunque le digas a Google que tanto la vieja como la nueva página son la misma, seguirá aplicando los filtros a la nueva página de todas formas. Esta no parece una buena estrategia, ya que tu página, tarde o temprano, acabará en el olvido.

La “redirección temporal” es la solución

Utilizando la respuesta 302 “temporarily moved” en vez de la 301, la URL original seguirá indexada Google manteniendo su posición original. Además, los usuarios que accedan a la web acabarán en tu nuevo dominio.

Después de implantar el redireccionamiento 302, hay que comenzar una campaña para conseguir liks que apunten al nuevo dominio. Necesitas conseguir un ranking mayor para la nueva página del que tení­as en la vieja. Cuando empieces a comprobar que tu nuevo dominio empieza a estar es una buena posición (se tarda de 6 a 12 meses), es cuando tienes que actualizar tus viejos links (al dominio antigüo), al nuevo dominio.

El último paso

Una vez que el nuevo dominio esté ya bien posicionado, cambia el redireccionamiento temporal 302 por el redireccionamiento permanente 301. Esto transmite la popularidad del viejo dominio al nuevo, y el traslado ha finalizado. Es una buena idea mantener las viejas páginas hasta que estés completamente seguro de que todos los links al viejo dominio se han cambiado al nuevo dominio.

Cambiar de dominio es un duro tabajo y un inconveniente, pero siguiendo estos consejos conseguirás mantener todos los esfuerzos invertidos en tu web sin tener que esperar otra vez los resultados.

3 Comentarios

  1. Y si lo que quiero cambiar es el preveedor de hosting a otro. El dominio es el mismo, y el contenido también, lo único que canvia son la dns, puedrí­a pasar algo?

    Alberto

  2. Excelente aporte. Me parece un articulo muy interesante y creo que lo compartire con todos los lectores de mi blog y boletin.

    Muchas gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here