Flickr : Portadas antiguas de revistas científicas

5


Chainbreaker es un usuario de Flickr que se ha molestado en escanear unas cuantas portadas antigüas de revistas sobre ciencia de los años 30 a los 50. Merece la pena verlas. Algunos artefactos tienen cierto parecido con los actuales, otros no. El eterno debate sobre si la ciencia coge ideas de la ciencia ficción o todo lo contrario.

5 Comentarios

  1. Saludos, Gskinner. Me apunto a ese debate: parece claro, como sugieres, que a lo que remiten inmediatamente esas imágenes es a las portadas de sus vecinas de kiosko de los años vente-treinta, las revistas pulp de ciencia ficción. El editor (y escritor de cf) más conocido de esa época clásica, Hugo Gernsback, lanzó ambos tipos de publicaciones, apenas diferenciables salvo por la edad de los lectores a quienes se dirigí­an. Pienso que son un indicador del optimismo tecnológico y cientí­fico de un perí­odo muy concreto, que termina (nada aproximadamente) con el estallido del hongo atómico. Parece más bien que de lo que se nutre el género es de las expectativas (miedos y esperanzas) que la ciencia-técnica genera en cada momento; y tampoco siempre sus extrapolaciones se inspiran en ese ámbito -se acomoda fácilmente a la exploración de posibilidades sociológicas, polí­ticas, antropológicas, etc.-.
    (El tonillo académico se me escapa cuando sale este tema; pero no he venido aquí­ a hablar de mi tesis).
    Otro enlace interesante es RetroFuture.

  2. Más bien me refiero a la intensa interacción entre la ciencia y la ciencia ficción, aunque los temas se rozan.
    Cuando las ideas abundan en la ciencia, sobre todo después de un importante hallazgo, y aún no se han descubierto los mecanismos necesarios para su desarrollo, el cientí­fico solo puede imaginar su alcance y el modo de llegar a el. Los escritores se basan en esos descubrimientos para imaginar un futuro. A medida que la técnica crece, los objetivos cambian, y el cientí­fico, perdido ante el abanico de posibilidades que se le ofrece, necesita una referencia para avanzar, y muchas veces está en las historias de cienci-ficción, creadas, como dices, por los temores colectivos de una sociedad en un momento dado. Como se ve, por lo menos en este caso, entramos en un pequeño bucle.

    Por no decir que los libros de ciencia ficción que hemos leí­do en la infancia son el primer contacto con la ciencia y una importante motivación e incluso referencia para cualquiera que esté vinculado con la ciencia. Algunos ejemplos aquí­ o aquí­ (por Javier Garmendia).

  3. Entiendo; tal vez mi relación con la CF es distinta porque no fue una lectura de adolescencia y porque mis debilidades no van por Clarke o Asimov sino más bien por Philip K. Dick, Ballard, Gibson… y en general autores en los que la especulación cientí­fica es prácticamente inexistente.
    Aunque se me ocurren algunas pelí­culas recientes en las que la preocupación central es una posibilidad relativamente nueva: me refiero al tema de la manipulación genética o la clonación en Gattaca, Código 46, La Isla…

  4. Eso es exactamente lo que querí­a decir. Pelí­culas como las que has nombrado se basan en la ciencia actual e imaginan no solo cómo puede evolucionar teóricamente, sino también cómo pueden utilizarse esos “progresos futuros”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here