Si no tienes a mano cinta adhesiva o si quieres darle un toque distinto a tu regalo y solo tienes el papel, puedes utilizar esta técnica japonesa para envolver regalos sin cinta, en concreto regalos que vienen en cajas rectangulares.

La idea es primero medir la cantidad de papel que necesitamos y después hacer los pliegues que se adapten a los bordes de la caja, y para finalizar conseguir que el último extremo del papel no se quede suelto metiéndolo debajo del último pliegue.

En el vídeo se puede ver de forma muy clara esta técnica que es simple y efectiva.