Un martes a las 10 de la noche alguien pega un aullido por la ventana y la respuesta no se hace esperar. Al parecer se trata de una zona residencial de la Universidad de Estocolmo, lo que tiene algo más de sentido.