Son habituales los vídeos de perros pequeños atacando a perros más grandes, pero está por ver si es una mera curiosidad o hay algo de cierto en este comportamiento.

Al parecer, según la opinión de los dueños de perros, hay algo de verdad en esta actitud. Cuanto más pequeño es un perro, más revoltoso y loco es.

Es posible que la agresividad de los perros pequeños se deba a que tienen una especie de síndrome del perro pequeño. Esto no implica necesariamente que quieran atacar a los perros más grandes, sino que toman una actitud defensiva muy rápidamente. Si fueras un perro enano frente a perros varias veces tu tamaño, quizá tendrías la misma inclinación. En los humanos puede que sea similar al complejo de Napoleón.

En el caso de los humanos, este síndrome no es aplicable. La adaptación psicológica de individuos más pequeños que la media es similar a la del resto de individuos.

¿Pero en los perros? ¿sucede los mismo?

Al parecer este comportamiento es común en la naturaleza, más allá de los perros. Los animales pequeños atacan antes y de forma más agresiva cuando tiene que defender su nido.

Los perros pequeños se sienten asustados ante los perros más grandes, por lo que lo primero que hacen es intentar defenderse adoptando esta actitud mala.

Además los perros pequeños tienen una actitud más agresiva contra sus dueños, al pedir comida, orinar o pedir atención. Pero no todos los perros pequeños son así. No todos tienen por qué ser agresivos.

La cuestión es si esto es genético o tiene más que ver factores ambientales. En algunas ocasiones esta actitud se debe a que son los propios dueños los que trasladan esta ansiedad a sus perros. No les dejan jugar con perros más grandes por miedo a que les hagan daño. Esto lo notan los perros.

perro en un bolso

También es la forma de tratar con ellos. Algunos les alimentan no como a perros sino como a bebés. Otros les llevan metidos en bolsos, y esto no les gusta a los perros, afectando al desarrollo de su comportamiento.

Por último, tendemos a ignorar las advertencias de un perro pequeño. Cuando notamos que un perro grande está molesto, le dejamos en paz rápidamente. Pero cuando aparecen en un perro pequeño, lo ignoramos o tardamos mucho más en darnos cuenta. Todo esto puede afectar al propio comportamiento general del animal.