La inteligencia artificial va avanzando y ya es capaz de componer canciones (y crear películas). Esta música creada por inteligencia artificial es cortesía de “SONY Computer Science Labs” (CSL) y su máquina FlowComposer, que pone notas una detrás de otra sin saber qué combinaciones de estas notas suenan bien para el oído humano. Y aunque el resultado no es espectacular son, lo que se dice, canciones.

FlowComposer es un dispositivo que aumenta la creatividad a través de “interacciones reflexivas” que son interacciones hombre-máquina con un sistema que intenta imitar el estilo del usuario. Es decir, que después de analizar las composiciones de una humano, intenta generar música basada en los rasgos característicos del trabajo de esa persona.

De momento SONY solo ha publicado dos canciones.

La primera canción se titula “Daddy’s Car” y está basada en la música de The Beatles:

La segunda se titula “Mister Shadow”, basada en Duke Ellington, George Gershwin y Cole Porter:

FlowComposer, además de componer, rearmoniza canciones y realiza variaciones de melodías existentes.