Si alguna vez has enrollado un cable y al volver a usarlo se desenrolla haciéndose nudos y convirtiéndose en un caos, es posible que la siguiente técnica te ayude a evitarlo la próxima vez que quieras guardar cables.

Este truco no solo te ayudará a organizar los cables de una mejor forma, sino que evitará que se rompan y se conserven mejor, ya que al fin y al cabo un cable es un hilo fino.

Esta técnica es bastante usual entre los técnicos que se encargan de montar los escenarios de los conciertos (llamados roadies) y que originalmente es la forma que usan los marineros para guardar cabos y cuerdas:

Si quieres simplemente organizar los cables en tu escritorio, aquí una idea.