Para muchos, el café de la mañana es una necesidad para despertarse. El café, después de todo, estimula el sistema nervioso central, eleva el estado de ánimo y aumenta la atención.

Pero cuando no tenemos cafeína disponible o para quienes no beban café, hay algunas cosas que podemos hacer para despertarnos por la mañana y ponernos en marcha:

  1. Busca la luz – La melatonina es una hormona segregada por el cerebro crítica en la regulación del sueño.  Cuando hay poca luz el cerebro produce más de esta hormona que te da sueño, y cuando es de día la producción baja.Por eso, abre la ventana para que entre el sol por la mañana o compra un despertador con luz para despertarte de forma natural.
  2. Dúchate con agua fría – Esto provoca que se despierten partes del cerebro que hacen sentirte alerta. También han visto que el choque del agua fría eleva el metabolismo reduciendo la sensación de cansancio.
  3. Hidrátate – El 60% de tu cuerpo es agua, y dormir, respirar, sudar o ir al baño eliminan el agua de tu cuerpo. Incluso una pequeña deshidratación disminuye la atención, aumenta la fatiga y afecta negativamente a la concentración mental.
  4. Toma un desayuno sano – Desayunar según te levantas aumenta el estado de alerta. Esta atención disminuye rápido si el desayuno está compuesto de azúcares simples, como donuts, mientras si el desayuno es alto en fibra y carbohidratos, como copos de avena, dura mucho más tiempo. Mientras que los desayunos altos en grasa saben mejor, llevan a comer más y más graso a lo largo del día.
  5. Bebe zumo de naranja – Las naranjas son ricas en flavonoides, asociados a una reducción en el declieve intelectual con la edad, y quienes los toman están más despiertos.
  6. Mantente físicamente activo por la mañana – el ejercicio físico aumenta el nivel cognitivo por la llegada de más oxígeno al cerebro, lo que aumenta su rendimiento. El hipocampo, responsable del aprendizaje, está muy alerta durante el ejercicio.
  7. Escucha música – La música crea un estado de excitación que aumenta la presión sanguínea y dilata las pupilas y activa regiones en el cerebro asociadas con el movimiento y produce la dopamina, que es lo que te hace sentir bien.