camion de ups

Los camiones de entrega de paquetes de UPS no giran a la izquierda para ahorrar combustible y optimizar su ruta en la carretera. En 2004 UPS anunció una nueva política para sus conductores: la ruta correcta para llegar a cualquier destino consiste en evitar girar a la izquierda.

Cuando en 2001 implantaron mejores sistemas de seguimiento, el servicio de entrega de paquetes estudió más de cerca cómo los camiones realizaban la entrega de pedidos. Como empresa de logística con unos 96.000 camiones y varios cientos de aviones, parte de sus beneficios se destinan a estudiar problemas de optimización de combustible utilizado, a ahorrar tiempo, y al uso de espacio de forma más eficiente. Por ejemplo, sus camiones se aparcan en sus instalaciones a sólo unos centímetros de distancia, con sus espejos laterales superpuestos para ahorrar espacio.

Ingenieros de UPS encontraron que los giros a la izquierda eran un lastre importante en la eficiencia. Girar en contra del tráfico resultaba en largas esperas en carriles de giro de la izquierda que desperdician tiempo y combustible, y también provocaban un número desproporcionado de accidentes. Mediante la cartografía de rutas que implicaban “una serie de giros a derecha,” UPS mejoró los beneficios y la seguridad, y aprovechando luego para decir que era amigable con el medio ambiente.

A partir de 2012, la regla del giro a la derecha en combinación con otras mejoras – por el factor sorpresa – ahorró a la empresa alrededor de 40 millones de litros de gasolina y la reducción de emisiones por el equivalente a retirar 5.300 coches de la carretera por un años.

Para comprobar si era cierto, Mythbusters tocó este tema en uno de sus programas. Enviaron un camión a entregar los paquetes siguiendo una ruta normal y otra con giro a la izquierda. El resultado es que el enfoque de UPS ahorró combustible, pero tardó más tiempo: