En una colaboración entre Pima Air y Space Museum en Tucson, han construido un avión de papel que vuela (Cómo hacer aviones de papel que vuelan) de nada menos que 14 metros de largo.

No se pone a prueba todos los días un avión de papel gigante sobre el desierto de Arizona. De hecho, nunca se ha hecho. Pero eso es exactamente lo que ha hecho el museo. La idea surgió un par de meses atrás, cuando cientos de niños llegaron al museo para preguntar cómo sería ver volar un avión tan grande. Y ahora, inspirado por su entusiasmo, han construido un avión de papel de 14 metros (muy posiblemente el más grande jamás construido) y lo llevaron a volar al desierto. El vídeo:

“Después de que despegó del suelo por su nariz, nuestro avión de papel gigante se levantó y subió hasta que empezó a balancearse muy fuerte con el viento. Aarón, nuestro piloto de helicóptero, dio la orden de cortar el plano suelto del cable cuando se empezó a tirar del mismo helicóptero en una fuerte ráfaga. Pero tras unos ajustes, la cosa empezó a mejorar.”

Visto en Cnet.