Según un estudio, cuanta más gente te dice que no está de acuerdo contigo, más obstinado te vuelves.

Un grupo de psicólogos que trabajan en el Grupo de Investigación en Computación Social en HP ha encontrado que los humanos son más propensos a cambiar de opinión cuando menos gente está de acuerdo con ellos, en lugar de más.

El equipo realizó un experimento pidiendo a varios cientos de personas elegir entre dos piezas de mobiliario. Después de una cantidad variable de tiempo, se les pidió elegir de nuevo entre los elementos, pero dijeron que un cierto número de gente había preferido el elemento opuesto.

Los resultados mostraron que una pequeña cantidad de presión social es mucho más eficaz para revertir una opinión y lograr que las personas cambien de opinión que si la presión era mucho mayor. Cuando un número abrumador de personas se muestran partidarias de haber hecho una elección diferente, la gente tendía a seguir con sus selecciones originales.

Hay dos teorías en conflicto sobre la influencia social en este trabajo. La Teoría de la reactancia psicológica dice que cuando estamos expuestos a la oposición a nuestras creencias, nuestros instintos de autoconservación nos hace atenernos a ellos. La Influencia social y la teoría de la conformidad, sin embargo, sugiere que el estar socialmente conectado con los demás es importante para los seres humanos, y vamos a invertir una opinión si nos sentimos como si fuéramos a dejar de “pertenecer” a un grupo – el efecto “presión”.

Los psicólogos creen que la primera teoría se vuelve más poderosa cuando somos confrontados por las opiniones de muchos otros, pero ésta se activa cuando estamos en un grupo social más reducido. Nos gusta tener una influencia.