La casa tiene 24 metros cuadrados, se llama la Gypsy Junkard y está diseñada por Derek Diedricksen. La idea original de Diedricksen era construir una casa para indigentes por menos de $ 100.

La casa está hecha fundamentalmente de palés de madera, ventanas rotas por tormentas y desechadas, armarios viejos de cocina y otros materiales reciclados. Al final ha conseguido construir estas casas por 200 dólares.

Estas casas a menudo tienen techo transparente, que permite una hermosa vista de las copas de los árboles, sobre todo de los más pequeños, donde la posición más cómoda es en decúbito supino. Tienen un montón de detalles imaginativos y decorativos: una ventana de ojo de buey salvada de un vieja lavadora, y un contador metálico boca abajo sacado de la misma labadora. Al Sr. Diedricksen no le gusta tirar nada.

Más en NYt.